24 mayo 2016

Reseña: No me quieres, no te quiero - Victoria Vílchez

Tessa sabe muy bien que el primer amor nunca se olvida, entre otras cosas, porque el destino parece empeñado en cruzar su camino una y otra vez con el de Alex, el chico que le robó el corazón cuando tenía tan solo dieciséis años. Su relación acabó mal, o más bien nunca terminó, y ahora han vuelto a encontrarse. Cinco años después, Tessa no está dispuesta a dejarse arrastrar por la tormenta de sentimientos que le provoca ese hombre repleto de tatuajes y con una sonrisa capaz de despojarla incluso de su voluntad. Pero una cosa es lo que ella quiera y otra muy distinta lo que su corazón no deja de susurrarle.

¿Podrán superar en esta ocasión el daño que se hicieron y todo lo que les sucedió en el pasado? ¿O están condenados a encontrarse y perderse una vez más?

Traición, dolor, culpabilidad y una pasión que los empujará hacia el abismo y pondrá a prueba su amor.


No me quieres, no te quiero un poco diferente a lo que he escrito hasta ahora. Es una historia dura, un viaje de aprendizaje para Tessa, la protagonista, en el que tiene que hacer frente a ciertos errores y las consecuencias que derivan de ellos. Es una historia de amor desgarrador, muy intenso, que la llevará al límite. Y, para mí, es también un pequeño homenaje a todos a los que alguna vez nos han roto el corazón, a los que nos hemos entregado por completo sin dudarlo, dejando un pedacito de nosotros mismos por el camino.

Victoria me contaba esto en una entrevista que le hice poco antes de que el libro saliera a la venta y, después de leerlo, lo doy la razón. Incluso diré que se quedó corta.

No estamos ante una típica historia de amor entre chico y chica, de hecho, considero que no es solo una historia de amor, al menos, no es la sensación que me queda a mí cuando la he leído. No me quieres, no te quiero es una historia de superación personal, la de Tessa a quien no le es tan fácil perdonarse a sí misma unos errores del pasado como perdonarle a Alex el que se los eche en cara una y otra vez. Los remordimientos, los “y si…” y el mantra que le sigue durante años haciendo que se pregunte, siempre que está ante un momento difícil, si no tendría que haber luchado más. Esto hace que se lance de cabeza y se aferre a un clavo ardiendo con tal de compensar el daño que hizo en el pasado y del cual no es capaz de perdonarse ni olvidar. Es sobrecogedor conocer de primera mano el dolor de Tessa porque su historia es así, dura y sobrecogedora, llena de altibajos y momentos intensos que te dejan con el corazón encogido.

Reconozco que, en algunas partes, me ha costado sentirme identificada con Tessa, entender algunos comportamientos suyos, pero también es cierto que no he vivido una situación como la suya, al menos no con esa intensidad, y es complicado identificarse con algunas partes. Pero ha habido otras en las que tenía la sensación de estar leyendo mis propios pensamientos y eso acojona, la verdad.

Creo que no me equivoco al decir que esta es la mejor obra de Victoria y Tessa, su personaje más complejo. Sin lugar a dudas.

En cuanto al resto de personajes… Tengo que reconocer también, que empecé el libro y Zac no terminó de gustarme. Era demasiado perfecto para ser real. Creo que esta frase de Tessa define muy bien la imagen que me dio Zac al principio:

Es curioso lo mucho que nos dejamos guiar por las apariencias por muy abiertos de mente que nos consideremos. Creemos no tener prejuicios, pero, de forma inevitable, una cara bonita siempre nos atrae y nos genera desconfianza en la misma medida. 

Zac es guapo, encantador, amable, divertido y el mejor amigo que podría existir. Pensé que no podría existir una persona tan perfecta pero lo es. Al lado de Alex, es perfecto. Ha demostrado ser el puerto seguro de Tessa y me gusta por eso. Todo el mundo debería tener un amigo así en la vida. Y ese es otro tema que trata No me quieres, no te quiero: la amistad. Una amistad que está ahí en los buenos y los malos momentos, que te defiende cuando lo necesitas y que no tiene problemas en decirte las cosas a la cara porque quiere lo mejor para ti. Una amistad muy bonita la que tienen ellos dos.

Siempre me ha hecho gracia presentarnos por ahí como Zac y Tessa, como si fuéramos dos guiris cuando somos más canarios que un plátano con motitas.

Lo siento, no he sido capaz de congeniar con Alex, he ha resultado imposible. Se puede entender que esté resentido por lo que hizo Tessa, que siga teniendo miedo a que la historia se repita, pero lo que no se puede hacer, es tratarla de esa forma, reduciéndola a nada con cada acusación, duda o miedo que le salga. Siempre se dice que los buenos momentos compensan los malos, pero creo que este no es el caso. Y lo peor de todo, es que existen personas así en la vida.

Alex siempre ha sido capaz de llevarme a lo más alto y, de idéntica forma, hundirme en el más profundo de los abismos. Nunca habrá término medio para nosotros. 

No creo que aquí haya debate entre un #TeamZac o #TeamAlex. Aquí solo hay un Team y es #TeamTessa. Posiblemente me lapiden con piedras al decir esto, pero, de estar en el lugar de Tessa, yo no me quedaría con ninguno de los dos. Con Alex ya se ha visto cómo va la cosa y con Zac… Son los mejores amigos y, por experiencia digo que una relación amorosa entre amigos no siempre sale bien, además, creo que su amistad es demasiado valiosa para ellos como para arriesgarla. Peeeeeero, también puede salir bien  e impaciente estoy por leer esa continuación.

En definitiva, es una historia muy intensa que recomiendo sin dudas. Me gustaría volver a leerla, pero dejaré que primero se recupere mi corazón encogido después de leerlo esta primera vez.



Image and video hosting by TinyPic

4 comentarios:

  1. No sé si después de esa reseña quiero leerlo... Estoy un tanto sensible con las "relaciones entre mejores amigos que pueden acabar mal" porque hacen que me coma la cabeza (ya sabes lo paranoica y lo miedosa que soy). Quizá lo haga cuando tenga una etapa de "seguridad en mi misma" de esas que rara vez aparecen, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de relaciones entre amigos que pueden salir mal. Trata de ese primer amor que, para bien o para mal, deja huella y cuesta dejar atrás, sobre todo si ha sido muy importante en tu vida. Todo el mundo comete errores y a veces no es tan fácil perdonarnos a nosotros mismos como lo hacemos con los de los demás. No es una historia bonita en plan "y fueron felices y comieron perdices", es una historia dura, con momentos tiernos pero otros que no lo son tanto. Está muy bien escrita y las sensaciones y sentimientos, descritos a la perfección.

      Eliminar
  2. Hola!! La leí hace unos días y me gustó mucho, como la autora enfocó la historia y el final me sorprendió y era el que tenía que ser :)

    Besos :*

    Un Lugar Mágico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Estoy de acuerdo contigo con lo del final, aunque esperemos a ver qué hace Victoria con esa continuación. ¡Gracias por pasarte por aquí!

      Besos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...