13 diciembre 2016

RESEÑA: Agua y aceite (Los secretos de Boira. nº1) de Gina Peral





La vida de Sarah cambia para siempre el día que se gradúa. Esa noche, durante una sesión de ouija, contactan con C, el espíritu le transmite un mensaje: debe buscar a Eric.
Aterrada y acosada, decide llevar a cabo el encargo; pero no lo hará sola, en su camino encontrará a un hombre arrogante y maleducado, por el que no podrá evitar sentir tanto rechazo como atracción.
Destinados a no entenderse, los acontecimientos harán que deban encontrar juntos las respuestas que ambos llevan buscando muchos años. 
Agua y Aceite es el primer libro de la trilogía Los secretos de Boira, una trilogía de misterio, suspense y amor. Una historia que te mantendrá enganchado de la primera a la última página. 




Cuando empiezas un libro, lo haces con las expectativas que la portada, la sinopsis o lo que has leído o visto por ahí, te han hecho tener. Y si con ese libro conoces a una autora, esas expectativas aumentan.

Mentiría si dijera que no me ha gustado el libro pero no puedo dejar de reconocer que me ha decepcionado. He estado a punto de dejar el libro en varios puntos, sobre todo al principio pero no soy de las que dejen libros a medias. Muy malos tienen que parecerme para hacer eso y con Agua y aceite seguí adelante por la historia, porque por lo poco que se iba entreviendo, era interesante y prometía.

Lo mejor del libro, a mi parecer, es la trama, con esa mezcla de suspense y romanticismo (aunque se ha echado en falta algo más) que consigue atrapar. Pero que no ha sido suficiente para mí. Está claro que estamos ante el primer libro de una triología pero a día de hoy aún estoy planteándome si seguir con los otros.

Como he dicho, tiene un buen hilo, una buena historia de trasfondo pero le falta chispa. Y esa chispa está en la forma de narrarla. Cada vez se escriben más novelas narradas en primera persona desde el punto de vista del/la protagonista y eso no siempre consigue hacer que se simpatice con ella. En momentos, la narración me ha parecido plana y, aunque en muchos otros sí que tenía su cosa, en otros se me ha hecho largo. Que haya abundancia de comas en un párrafo, frenando una acción o cortando una frase donde no debería, ha influido también en eso. No soy una experta en estos temas, soy la primera en equivocarse y en poner y quitar comas tal cual me sale, pero creo que, tratándose de un libro que llega a cientos (o miles) de lectores que hacen su apuesta tanto por él como por la autora, este tipo de detalles deberían cuidarse un poco  más.

No digo que esté mal escrito, simplemente que me da la sensación de que le falta corrección y edición, cuidar de esos pequeños detalles que enriquecen una historia. Todo el mundo sabe que hay frases cortas que causan más impacto en el lector que una larga y rimbombante, y en libros como este, con el suspense que tienen, el impacto debería ser mayor. Eso es, posiblemente, lo que echo en falta. Había historia para exprimir y se ha hecho, pero aún quedaba mucho jugo que sacar y se ha desaprovechado.

Me sabe muy mal escribir este tipo de reseñas pero al igual que digo las cosas buenas de los libros que leo y reseño, también tengo que decir las malas o las no tan buenas. Y estas son las que más cuestan de escribir porque no puedes evitar ponerte en la piel del escritor. Sabes que va a doler aunque se lo tome con filosofía y que la crítica que has hecho, intente ser constructiva. Da igual que no hayas faltado al respeto y que todo el mundo sea libre de dar su opinión: para alguien que ha dedicado tanto tiempo e ilusiones y que le ha quitado horas de sueño y de vida social a hacer lo que nosotros leemos en horas o días, debe ser duro que digan estas cosas.

No estoy criticando el libro ni tampoco a la autora. Solo intento decir que con un poco de mimo y cuidado, con un par de retoques, el libro hubiera sido muchísimo mejor.

Me costó pillarle el punto a los personajes, a Eric sobre todo. Cuando suelta lindezas de este tipo, dan ganas de molerle a palos. Me pongo en la piel de Sarah y le parto la cara. Ahí, con la mano abierta.

—Mira Sarah —dice en tono agrio siguiendo mi ejemplo—. Tú eres una camarera de tres al cuarto, yo soy un empresario prestigioso, con un nombre, que abre todas las puertas que quiera. Así que no estamos a la par, cuando yo hable tú te cayas y me dejas hacer. 

¡Vamos! ¿Quién aguanta a un tipo así? Parece un hombre de las cavernas y más de una vez he pensado que iba a echársela al hombro y ponerse a golpearse el pecho en señal de poder y masculinidad. Se va redimiendo poco a poco durante el libro y acaba resultando simpático.

Con Sarah, la protagonista, también me ha costado congeniar. Tampoco sus amigas me han gustado especialmente y, si tuviera que salvar a una, sería a Laura. Ni siquiera a Mariona, que me da muy mala espina (no he leído el segundo ni tampoco el tercero, así que fuera spoilers).

A rasgos generales, la historia está bien. Es lo que más destaco del libro. La pena es el sabor agridulce que me ha dejado lo que he comentado arriba.


Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Pues no conocía este libro, pero tiene una sinopsis interesante.
    Además me gusta eso que dices que contiene una mezcla entre suspense y romance.
    Me le apunto para leer, aunque ya voy avisada sobre los problemas de narración que comentas..

    Me quedo por aquí :D
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario y por quedarte por aquí, ha sido un buen regalo de Navidad!

      Espero impaciente tu opinión sobre el libro, a ver qué te parece.

      ¡Un saludo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...