22 enero 2017

RESEÑA: Lady Midnight de Cassandra Clare





Han pasado cinco años desde el final de Ciudad del Fuego Celestial. Los padres de la cazadora de sombras Emma Carstairs fueron asesinados y desde entonces su hija no ha dejado de buscar al culpable. Ella, junto con su parabatai, Julian, empieza a investigar una demoníaca trama que se extiende por los lugares más glamurosos: desde Los Ángeles hasta las playas de Santa Mónica... En la trama se ve envuelto también un hechicero fascinante, Malcolm, que se empeña en recuperar a Anabel, su amada muerta. Además, Emma no puede evitar la poderosísima atracción que siente hacia su compañero, una relación que las leyes de los cazadores prohíben.
Una auténtica caja de sorpresas que enlaza tramas, personajes y revela conexiones de los descendientes con sus ancestros.
Los muertos se alzan y los perdidos regresan.
Llegó su momento.



Han pasado cinco años desde el fin de la guerra empezada por Valentine Morgenstern y perpetuada por su hijo Sebastian. Tras la muerte de este último, el mundo de los subterráneos y  el de Cazadores de Sombras están en paz. O eso creen. El mundo de las Hadas, castigado por su apoyo a los Morgenstern, tienen prohibido cualquier relación o contacto con el resto de subterráneos. No pueden recibir ayuda de nadie y nadie puede ser visto con uno de ellos. El castigo es severo.

Entonces, ¿qué pasa cuando empiezan a aparecer muertes ligadas con las hadas?

Es entonces cuando aparece nuestra protagonista, Emma Castairs (sí, una de las descendientes de Jem Castairs, uno de los protagonistas de la trilogía Orígenes y el cual hace esporádicas apariciones que, a servidora, le saben a poco). A Emma la vimos en La ciudad de Fuego Celestial, justo al principio. De hecho, a la gran mayoría de personajes de Lady Midnight los hemos visto aparecer ya. Sebastian asesinó a sus padres o eso es lo que todos quieren que se crea pero Emma sabe que no es así y está obsesionada con averiguar qué pasó con ellos. Por eso, cuando aparecen los cadáveres con signos similares a los de sus padres, no duda en lanzarse de cabeza.

Me gusta Emma como personaje. Es fuerte y decidida aunque a veces sea demasiado temeraria y no piense las consecuencias de sus actos. Vive para la venganza y solo hay una persona que le hace sentir segura, en casa después de todo lo que ha perdido: su mejor amigo y parabatai, Julian Blackthorn.

Unas de las csoas que más me han gustado del libro ha sido la relación entre Emma y Julian. En Lady Midgnight se enfatiza mucho en el vínculo entre parabatais, en lo que supone estar ligado de por vida a una persona por la cual darías la vida sabiendo que el otro haría lo mismo por ti. Es un vínculo que va más allá de la amistad, del sentimiento fraternal entre dos amigos que son como hermanos. Desde el principio se ve que hay más sentimientos entre ellos de los que son aceptables porque está prohibido enamorarte de tu parabatai aunque no entiendan porqué. Es una regla que han repetido desde tiempos inmemoriales y de la que nadie pone en duda su veracidad. A medida que su relación con Julian cambia, el afán de Emma por averiguarlo aumenta aunque luego desee no haberlo sabido.

¡Ay, cuanto me gusta el drama!

Emma es un personaje fuerte pero sencillo. Sabes qué le mueve en todo momento y  es hasta predecible, pero Julian es todo lo contrario. Es alguien más complejo de lo que en un principio puede parecer. Da una imagen que luego se encarga, él mismo, de ir desmontando poco a poco y mostrando quién es en realidad.

Los personajes secundarios, algunos desconocidos y otros, no tanto, están muy bien planteados e invita a seguir sabiendo de ellos y ver su evolución porque algunos —como los hermanos de Julian—, prometen mucho.

Lady Midnight sigue la estela de sus predecesoras, con giros en la trama, personajes con dos caras tan diferenciadas que acabas saltando cuando muestra la verdadera. Es una historia con magia y fantasia, con criaturas mágicas y seres repugnantes, pero en los que tienen cabida la amistad, la lealtad, el amor entre hermanos, el dolor por la pérdida entre otros. 

Siendo sincera, no esperaba que me gustara tanto. Cazadores de Sombras es una de mis sagas favoritas, especialmente Orígenes. Cuando todo el mundo grita emocionado por un spin-off, yo me echo a temblar. Claro que me gusta saber más de unos personajes a los que llegas a cogerle cariño —Magnus, Alec, Jem, Tesa…—, pero también está el miedo de no llegar a «cuajar» con los nuevos o que eche por tierra todo lo que te gustaba de las anteriores tramas y libros.

Me alegro de haberme equivocado porque terminé encantada con Lady Midnight, enamorada de sus personajes y sumergida en sus páginas con el ¡Ay! en el cuerpo hasta el final.

Amor, traición, amistad, magia… ¿Qué más se le puede pedir a un libro?



Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...