19 junio 2017

Un break necesario y (auto) impuesto.

Supongo que os habréis dado cuenta de que últimamente no me paso mucho por el blog. Y si no os habéis dado cuenta, os estaréis enterando ahora *risas*. No es por falta de motivación o de temas de los que hablar (que los hay, que la libreta con mi lista interminable de temas puede dar fe de ello).

Es lo de siempre: el tiempo.

Me falta tiempo.

Salgo de buena mañana a trabajar y no llego hasta la noche para, al día siguiente, seguir la misma marcha. Antes solía llevarme la netbook para adelantar cosas (ya fuera escribir la novela, los posts para el blog, reseñas, etc) pero no funciona. No se enciende. Ni con batería ni sin ella; tampoco con enchufe. Así que no puedo hacer todo lo que querría.

No todo el tiempo estoy trabajando, claro que no. Una tiene que ir al baño, comer aunque sea de pie, dormir un par de horas, sociabilizar para no se les olvide mi cara y ese tipo de cosas, pero el poco tiempo que tengo libre, lo dedico a seguir corrigiendo la novela. Ahora mismo, esa es mi prioridad. Me he propuesto publicarla cuando pase el verano y tengo que darme prisa porque aún quedan muchas cosas por hacer (mandarlo a un corrector, pedir la portada, maquetar, tratar de no volverme loca subiéndolo a Amazon y esperar sobrevivir a los nervios y el ansia antes de que llegue ese momento).

Seguiré subiendo alguna reseña, algún artículo muy de vez en cuando, pero quiero dedicarle todo el tiempo a la novela. Supongo que, si habéis estado en mi lugar alguna vez, lo entenderéis.

Y no me queda mucho más por decir. No es algo que me guste hacer pero no me queda otra. Si quiero que salga bien, tengo que sacrificar algunas cosas y dejar en stand by el blog durante unas semanas, me parece lo más efectivo.

Gracias por vuestra comprensión y espero veros a todos muy pronto por aquí. Seguro que tendré muchas cosas que contaros.

Un beso y hasta pronto.

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...